Mi experiencia de Camino

13 de abril de 2014

¡Hola!

A todos los que hayan llegado hasta aquí lo primero que tengo que dar son las gracias por leer todo el diario del camino. A los compañeros que me tienen en sus redes sociales, os he impuesto un ritmo fuerte durante 7 semanas, lo sé.

Cuando terminé de escribir sobre la experiencia del camino algunos amigos y amigas me recomendaron que escribiera en presente sobre la experiencia. Diría lo típico: Es una experiencia vital que se te agarra, conoces mucha gente, te acostumbras a vivir con lo justo… la verdad es que todo es verdad.

Cada camino es un mundo, al igual que cada emprendimiento (ahora que está de moda hablar tanto de esto). Los errores aparecen. Errores que ya te habían dicho como evitar. Da igual, por mucho que te digan si no lo vives no lo aprendes.

¿Qué hubiera mejorado? En una sola frase, hubiera eliminado las reglas que me autoimpuse. Hubiera dejado la experiencia como meta. Esto hace más fácil la adaptación a los cambios que van surgiendo. ¿Mis reglas?. Llegar a Santiago en 31 días o menos, no reservar albergue nunca, hacer todo el recorrido a pie, llevar siempre la mochila, en Santiago ir a un hotel, si llegaba a hacer el epilogo… acabar en Muxía. Aún hoy, recuerdo los dos días que me salte la regla de reservar plaza en un albergue u hotel. De todas formas, debo decirlo antes de seguir… no cambiaría ningún momento vivido.

Ya puedo confesarlo. En mi Diario de Camino (una libreta de hojas en blanco y tapas azules) sólo recogí 10 días. El resto de días han salido de mi memoria y la de algún compañero y compañera de camino con los que he estado en contacto estos días a través de distintas redes sociales. Ahora lo escrito toma otra dimensión. Obviamente, esto no podía contarlo antes de llegar al final. El encuentro con el peregrino de Le Puy que me comentó que no escribía todos los días y que prefería caminar los pensamientos me dejó tan tocado que no volví a escribir con regularidad durante el resto del camino.

¿Qué he sentido al escribir sobre la experiencia? Me he vuelto a emocionar, he vuelto a sufrir, he vuelto a andar sobre el camino (se me ponen los pelos de punta). He disfrutado de los comentarios de algunos compañeros de camino. Para mi escribir es un regalo que les debía a todos los que me acompañaron durante mi camino.

Sobre las fotos… Yo tampoco entiendo que me ha llevado a no tomar fotos de personas. Los paisajes que veis son los que reinan en septiembre y octubre en el camino. La compacta que me llevé funcionó tal como esperaba. No buscaba buenas fotos sino fotos que formaran un recuerdo.

Una de las cosas que tenía claro antes de salir es que no iba a ir a un gran centro comercial a comprar los materiales necesarios. Así que allí me tenías a mi en las tiendas de mi pueblo y de la gran ciudad más cercana comprando material. Mochila, botas, chanclas, pantalones de senderismo, uno de ellos desmontables, camisetas térmicas, calcetines, gorro… En fin… todo lo que me llevé para estar unos 40 días fuera de casa.

Me fuí teniendo en mente llegar a Fisterra y Muxía. Salvo alguna excepción a todo el mundo que me cruce esos días, antes de salir, le decía que iba a hacer 775 km (hasta Santiago de Compostela). Muy pocos sabían que mi mente pensaba en los 895 km que hay entre Saint Jean Pied de Port y Muxía. El camino ha supuesto para mi una motivación para dejar la inactividad física en la que estuve durante meses y pasar a la acción.

¿Mi motivo para hacer la experiencia? Pensar en mi futuro. ¿Conseguido? La respuesta corta es no. Es muy complicado mientras andas pensar en otra cosa que no sea sobrevivir y disfrutar del momento actual. No todos los días se puede atravesar parte de España a pie. La respuesta larga… bastante. Cerré varios episodios de mi pasado quitándome peso de mi mochila del día a día. Aunque no seamos conscientes todos arrastramos una mochila llena de experiencias que no hemos terminado de cerrar. La mía ahora mismo está menos llena y eso me hace avanzar con más comodidad. En mi día a día estoy aplicando algunos aprendizajes del camino.

Ya me toca despedirme de lo que ha sido una gran experiencia. Escribir el camino, sacar algunas fotos que pude tomar durante la experiencia. Compartir, al fin y al cabo, la experiencia. Volver a andar sobre el camino gracias a palabras encadenadas en frases.

Un abrazo a todos y a todas los que me habéis leído (aunque sólo sea un día del diario :D).

PD: A la vuelta no sé como me he enganchado al monte… Quizá vistas como esta tengan algo que ver 😛

image

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *