Día 9: De Nájera a Santo Domingo de la Calzada

12 de septiembre de 2013

¡Hola!

Leo se va mañana con Mike. Acabo de despedirme de él. Esta me ha costado un poco más. Tanto Mike como Leo me desean Buen Camino a mi también. Aunque Leo duerme en la misma habitación y somos pocos, unos 10, se irá antes de que yo me levante. ¿Por que se me hace un poco más difícil que la de Mike? Simplemente por que Leo me hizo recordar, de forma fortuita, a mi casa. Franco Battiato aquella noche en Torres del Río me transporto a mi casa, a otra época. Hoy hemos recibido mensajes de Mike que nos cuenta por donde va y como le va. Te cuento como ha ido mi día hoy.

Esta mañana Alexander me ha despertado ya que dormíamos casi en la misma cama. En Nájera las literas están juntas de dos en dos. He tenido suerte de llegar con Alexander. Por lo menos sabía a quien tenía a mi lado. Eso sí, se quedó dormido en un momento. Le he preguntado si se enteró de algo de lo pasó anoche y me ha dicho que no, que notó como yo bajaba pero nada más. Antes de salir le he contado toda lo surrealista de la noche de ayer. Hemos echado unas risas por lo menos. Desayunamos con Leo y Mike.

Pronto salimos fuera Alexander y yo, es de noche todavía, le digo a Alexander que siga que ahora lo pillo y me siento a la salida del pueblo. Justo casi debajo de la última farola. Miro al cielo, es de noche. No quiero caminar de noche. Veo a Mike pasar junto a la familia de Vigo. Me vuelvo a despedir de él. Esta vez si noto un nudo en la garganta al decir hasta pronto, buen camino. Bueno, ya parece que se hace de día, han pasado unos cinco minutos desde que pasó Mike. Me levanto, respiro, comienza la jornada. Tengo claro que no volveré a ver a Mike.

caminodia9_0

Al poco de empezar a andar me he encontrado con señales que indican los kilómetros que quedan para Santiago. Es la primera vez que los veo. En el noveno día. Estoy a punto de llegar a Azofra, uno de los pueblos por los que pasamos hoy. ¡Qué graciosos los postes!. Me recuerdan a los que se ven en Sarria pero en estos se puede leer 591 Km y bajando. Hoy, cuando llegue a mi destino habré andado ya unos 200 kilómetros.

Paso Azofra. Los postes empiezan a aparecer cada dos kilómetros. ¿Esto va a ser así todo lo que me queda de camino? Que infierno. Ah no, espera, mira, uno roto. Los peregrinos, cansados de ver la distancia que queda los han arrancado de cuajo. Espero no volver a ver este tipo de postes. Por lo menos no hasta llegar a Sarria que ya sé que hay monolitos cada ciertos kilómetros. Como decía en 2011… kilómetros gallegos. Se dice que un kilómetro gallego es como un veinte por ciento más largo que los kilómetros en el resto de España.

caminodia9_1

Hoy por suerte, ando lejos de Galicia y la etapa marca unos 20 kilómetros así que esto va a ser rápido. Casi todo el camino va por al lado de viñedos. Más extensos que los de ayer parece que los montes estuvieran hasta arriba. Uva a muerte para los buenos vinos de esta tierra.

caminodia9_2

Una vez en Santo Domingo de la Calzada he llegado al albergue público. En la puerta he visto como Alexander venía de algún lugar posterior al albergue. Me cuenta que ha intentado seguir a Mike pero que no puede más, que prefiere descansar hoy. La verdad es que lo entiendo. Mike es un tío muy divertido y muy buena gente. Todos lo vamos a echar de menos pero él eligió llegar un día antes a Santiago. Esperamos a que llegue Leo y vamos los tres a pillar la habitación en este albergue público que hemos leído que es por donativo. Nos han recibido ofreciendo chistorra y nos han ayudado a dejar las botas. Por cierto, mientras que las dejaba he escuchado a una persona diciendo que habían robado las botas en otro albergue anterior del camino. ¿Qué? Yo no pienso dormir con las botas, si me las roban… mala suerte. La verdad es que están tan usadas y tan hechas a mi pisada que no creo que tengan valor así que las dejo confiando en la gente. Sólo recuerdo una vez en que un zombi (como ya empiezo a llamar a los peregrinos que salen con la noche cerrada) se las llevo por error pero vino a los diez minutos y me las volvió a dejar disculpándose por el error, fue en Estella. Bueno, vamos a pillar la cama ya.

– Hola, vengo a quedarme aquí. Veo que es donativo

– Os informo de que tenemos habitación de roncadores

– Vaya, muchas gracias. A mi dame una habitación estandar, gracias.

– Sí, donativo de 5 euros y te pongo el sello.

Me he quedado roto. ¿Donativo de 5 euros? ¿Eso es un donativo?. Yo pensaba que donar era dar lo que tu creyeras oportuno. Me parece que la teoría del juego en España se rompe siempre. Se ve que bastante gente antes no daba un duro. Al menos esta noche vamos a dormir bien. Si tienen una habitación de roncadores…

caminodia9_3

Subimos a la habitación. Allí encontramos a chicas italianas, una chica de Corea. ¡Hey! Es la persona que conocí en Roncesvalles y sigue yendo con el chico que le ayudó con el microondas. Bueno, los dos son de Corea, es normal. Leo, yo y Alexander pillamos la cama y bajamos a tomar algo. Después de comer Leo dice que va a descansar. Estamos todos rotos así que nos ponemos a dormir la siesta. Muy español pero hoy no sólo es una costumbre… es que necesitamos dormir.

Por la tarde Alexander me despierta:

– Vamos a ver la ciudad Miguel.

– Vamos allá Alexander.

Yo creo que estuve aquí hace tiempo. En el albergue están los reemplazos de las gallina y el gallo que se encuentran en la iglesia de Santo Domingo de la Calzada. Subimos a la torre con Giovanni, un chico italiano al que he visto varias veces caminando y que hoy ha hecho migas con Alexander. Malditos escalones, me estoy dejando el tobillo aquí. Desde arriba se ve todo el pueblo, la verdad es que merece la pena pagar la entrada. Entramos también en el museo de la ciudad que tiene bastante simbología del Camino. Cuando era pequeño no me percaté de estas referencias. Es lógico, no estaba haciendo el camino, andaba de turismo.

caminodia9_4

Bajamos y nos reunimos con Leo en una de las plazas del pueblo.

– Vamos a hacer risotto por mi despedida. Venid a ayudarme a comprar los ingredientes.

Nos metemos en el supermercado y compramos todos los ingredientes. Una vez en el albergue la cocina está por encima de sus posibilidades. Hay mucha gente intentando hacer de cenar. Buscamos un hueco y Leo nos pide preparar algunos ingredientes. Le pone tanto cariño que no sé si está haciendo risotto o un ritual. Cuando está todo preparado nos juntamos a comer en el comedor. Leo se despide a lo grande de nosotros con una comida muy típica de su zona. Gracias Leo.

Hoy he vuelto a ver los españoles, también han hecho de cenar y se alegran un montón por ello. Bueno, poco a poco los voy viendo con mejores ojos. Al final estos veinte kilometros me han sentado mejor de lo esperado. Ayer, junto al río, dejé escapar a algún que otro demonio. Me alegro mucho de estar mejor con ellos. Cuando vuelvo hacía mi habitación, en la planta baja, veo a un grupo de peregrinos. Los saludo.

– ¡Hola gente!

– Hola Miguel. ¡No nos has contado nada de la Manga!

– ¿Cómo?

– Sí, que aquí tienes a un vecino de Murcia que dice que hay cosas maravillosas en tu tierra y tu no nos las has contado.

– Jajaja… lo siento, lo siento… jajaja. Sí, tenemos cosas maravillosas en mi Región, incluso gente muy positiva como este hombre al que acabáis de conocer.

La verdad es que el tipo es un show. Hablamos un rato y resulta que vive casi al lado de donde yo soy. Y yo no lo había visto todavía. Bueno, me quedo con su cara. Espero verlo otros días. La verdad es que un Murciano más en el camino es genial. :D. Por cierto, no hay roncadores en mi habitación. La habitación para roncadores ha funcionado.

Mañana más… se me hace cuesta arriba despedirme de Leo. A partir de mañana voy sólo con Alexander de los peregrinos que empezamos en Saint Jean Pied de Port. Se me olvidó comentarte que Kasper se quedó en reposo con una pequeña inflamación en Puente La Reina. Bueno, continuemos, lo importante es que no vamos a perder el contacto. Tenemos un grupo de whatsapp que empieza a llenarse de fotos de comida de Mike. 😀

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *