Un tipo misterioso

Aquella tarde la ciudad se sumía en una enorme nube de humo procedente de la industria que la rodeaba. En medio de ese desorden un coche apareció con la luces encendidas y de él descendió un hombre con chaqueta negra y maletín.

– Tengo un trabajo para ti

– ¿De que se trata?

– Entremos en ese bar

El bar a las afueras de la ciudad tenía un cartel luminoso a punto de caerse en la puerta donde se podía leer Dreams. ¿Sueños? Se preguntó nuestro protagonista. Este puto bar no tiene buena pinta. Bueno, entremos y veamos que quiere este pringado maletín en mano. Ni que yo fuera un mafioso.

– Pidamos un trago.

– Claro tío, me llevas tu de vuelta a mi casa. Un agua por favor.

– Un whisky con dos hielos por favor.

– Bueno, ¿Qué quieres de mi?

– Necesito un diseño para una web un tanto “especial”.

De que iba este tío, le pareció que incluso hacía el símbolo de las comillas con las manos. Dios… que lo maten… ¿No querrá una web con comic sans?.

– Bueno, de que tipo de web hablamos

– Quiero vender juguetes para niños.

¿Qué? Y para eso me trae a un sitio de mala muerte y se viste de negro y viene con un maletín. Este tipo ha visto muchas veces Matrix y se piensa que todos los que entendemos de ordenadores somos tipos duros. Bueno, habrá que seguirle el rollo.

– Una tienda virtual entonces ¿Con un backend y con seguridad ultrasónica?.

– Eso es. Veo que estás pillando por donde voy.

– ¿Cuanto tiempo tengo de plazo? ¿Me vas a pagar con ese maletín?

A ver si tenía suerte y me pagaba el trabajo por adelantado… No caería esa breva.

– Dos meses. Queremos estar en el mercado para navidad. Necesitamos también tareas de SEO y marketing social.

Vaya… ha esquivado la pregunta del maletín… lo que yo te diga… no voy a tener tanta suerte.

– ¿Cuanto me vas a pagar?

– No te preocupes por eso ahora.

¿Qué? Bueno, ha llegado la hora de dejar esta perdida de tiempo.

– Bueno, muchas gracias por la oferta pero no acepto trabajos sin acuerdos claros. Nos vemos en la próxima. Por cierto, déjate el maletín y la chaqueta que pareces un puto mafioso y así no se ganan puntos en este mundillo. Suerte en la búsqueda. Prueba con el botón de “Voy a tener suerte” en el Google. Bye bye.

Me voy del bar y me las piró de la zona como el que nunca más va a ir otra vez a una zona tan costumbrista. Que soy diseñador, tengo mi estilo.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *