Lo absurdo

El otro día, me encontré dentro de una situación inusualmente absurda. Estábamos en un juego muy peculiar inventado por ellos mismos. Las palabras iban unidas por razonamientos que cada uno entendía. Si no lo entendías preguntabas por qué usabas esta palabra.

Ejemplo: Alguien dice Mago y la siguiente persona dice Leche. ¿Por qué? Este es fácil: de mago a rey mago y de ahí a la leche que se le dejaba a los camellos de los reyes magos cuando eramos niños. Este ejemplo no ocurrió esa noche. Hubo muchos que me dejaron patidifuso pero recuerdo uno en que alguien dijo Espacio y la siguiente persona dijo Patatas. Está es más difícil pero os la explico. De espacio a nave espacial, de ahí a un episodio de Los Simpson donde Homer va al espacio y de ahí al momento en que se le abre la bolsa de patatas y se las tiene que comer en ingravidez.

Lo absurdo realmente comenzó mucho más tarde cuando después de varios momentos como el relatado y de empezar a tener agujetas en los abdominales de las risas que nos dimos alguien dijo Collar, una palabra a primera vista inocente pero que mezclada con una pregunta bomba hizo que nuestros cerebros se disgregaran por un mundo desconocido y muy personal. La pregunta bomba fue hecha por una persona que se levantaba de un momento de duermevela escuchando la palabra Collar y pregunta muy inocente “¿Collar, collar qué?” Por un momento pensó que collar era un verbo y de fondo se escucho, “Sí collar, como follar pero con ‘C'”. En ese mismo momento algo hizo clac en la cabeza de la gente y nos metimos en un bucle infinito donde todo lo que tenía f se decía con c y todo lo que tenía f se decía con c. “Las fes como las heces”, esto es sólo un ejemplo de las conversiones posibles.

Nos tiramos cerca de dos horas tirando de este hilo hasta se propuso salir por los bares hablando así. Sólo lo de salir por los bares ya era una propuesta chunga. La cosa se complicaba bastante más si había que hacerlo cambiando las letras cuando habláramos entre nosotros. Aún así, lo hicimos (espero que nadie lo dudara).

Fue una noche genial. Hacía tiempo que no lo pasaba tan bien con algo tan absurdo.

Y hasta aquí otro domingo bloguero más.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *