La universidad

El viernes estuve en una actividad organizada por un grupo de gente muy vinculada a la universidad no obstante llamarse Conocimiento Abierto y Libre de la Universidad de Murcia o CALDUM, no deja mucho lugar a dudas de que estamos frente a un movimiento que surge en la universidad de Murcia.

Hacía tiempo que no me pasaba por allí. El curso comenzaba a las cuatro de la tarde así que nada más salir del trabajo, sin pasar por mi casa (aunque la vi desde mi coche ya que di un poco de rodeo) me fui a la universidad. El lugar elegido para comer era el CSU. En sus inicios perdido del campus de Espinardo y ahora mismo en pleno centro neurálgico (tienen a psicología e informática cerca… para que quieres más…). Una vez allí saludo al cartel de bienvenida. Cada vez que lo veo me acuerdo de una famosa frase que rezaba algo así como… no te preocupes… la bienvenida real te la darán en Febrero y no te va a gustar. Pasas un par de redondas y te adentras en la entrada al parking del CSU… hostia… una compañera (miro el calendario, viernes, tres de la tarde, no son horas…) la saludo y aparco el coche.

Tomo mi móvil y llamo a un amigo. Me responde que los viernes no para por la Uni intercambiamos unas risas y sigo mi camino.

Entro en el CSU y miro a mi alrededor, pido la vez para no aburrirme mucho mientras espero a que me atiendan y por no colarme (que soy un extranjero). Una chica me responde que no hay vez, que no me preocupe… hablamos un rato, intercambiamos alguna broma, sonrisas… Muy bien, guay… mola… pido mi bocata, la chica hace una broma sobre el nombre del bocata y sale para fuera guiñándome un ojo antes de salir (¿guiños? hacía tiempo que no me guiñaban un ojo…).

Llego a mi mesa enciendo mi equipo y remato una faena que me había quedado pendiente. Siento como la gente me mira como si fuera un informático… caigo en la cuenta… soy un informático. La pantalla negra me delata. La facilidad para lanzar comandos me incrimina… y mi perplejidad y amor a la barra de progreso no insinúa nada bueno. Cierro el equipo, me termino el bocata y me relajo un segundo antes de subir al curso.

Una vez en la puerta veo a dos compañeros de carrera. Para entrar en el edificio donde se realiza el curso hay que tener tarjeta, hay dos opciones, esperar a que llegue gente con tarjeta o pasar aprovechando la salida de otra persona, no sé muy bien cual de las dos opciones usamos pero ya estamos dentro… veo a uno de mis compañeros lanzado hacia dentro como si supiera donde va a ser el curso, le pregunto a mi otro compañero si realmente sabe donde es el curso. Me mira asombrado pero decidimos seguirle, total, el edificio no es muy grande, no vamos a perder mucho tiempo si lo seguimos y hay que dar marcha atrás. Me siento y veo a un compañero de Campus Party… bueno, es de Murcia, pienso, no es tan raro verlo por aquí… de repente saluda a gente que también conozco de Murcia y entonces comprendo que está igual de metido en esta movida que yo. Curioso. Miro a mi espalda y veo a un compañero de las beers and blogs.. ¡Hoolaaa! Hostia… tú… sí, aquí estoy. Intercambiamos algunas impresiones sobre el mundo de la informática y la caída en picado del blogging. Comienza el curso. A partir de ahí sólo lo escucho flipar con cosas (no sé muy bien si relacionadas con el curso o con la twittercosa). Salimos a hacer un descanso y me encuentro con un compañero. Nos ponemos a rajar a todo lo que no sea software libre… mola, él tiene un mac y yo un ipod… bueno… nadie es perfecto.

Cuando me doy cuenta han pasado 45 minutos… vuelvo al curso y ya están acabando. Me enamoró la sencillez de python aunque como siempre quedan pendientes dos conferencias (al menos) más.

Llego a mi casa y no pienso en otra cosa que tirarme en la cama… lo hago y me ataca por un flanco el sueño sin que me dé ni cuenta.

Y aquí acaba otro domingo bloguero más.

Share

4 comentarios en “La universidad

  1. ¿Te gustó el curso? A mí me pareció horrible, una pérdida de tiempo de 4 horas. Si bien los que lo daban lo hicieron con toda su buena intención, creo que lo plantearon mal. Parecía la primera sesión de un curso práctico de 30 horas de python. Joder, si tienes 4 horas, cíñete a eso, da una visión general del lenguaje y su filosofía, y no entres en la enorme cantidad de detalles insustanciales que se dieron.

    Lo dicho, muy mal planteado. No me pillan más.

  2. Se quedó en poco tiempo pero cuatro horas para empezar a andar está bien. Quedó abierta la posibilidad de otro curso sobre programación orientada a objetos y un ultimo sobre wxpython. Un total de 12 horas si no me equivoco. A mí, si puedo, si me volverán a pillar. Hay que tener en cuenta que era una charla proyectada para gente sin conocimientos. Si te interesa te puedo pasar Informacion muy útil sobre Python. El que tenía detrás flipó con la sencillez del lenguaje y el loco creo que ya estaba curioseando sobre aplicaciones para su curro. Lo que realmente me gusto fue el lenguaje y la conversación sobre hardware libre que se mantuvo después de la charla. Una pasada.

  3. Pues si, ya tiene que ser importante para esta en la universidad un viernes por la tarde, eso demuestra que de verdad te interesaba el asunto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *