Herido

Herido del poder lloro la rabia que no puedo expresar.
Miles de personas descansan delante de mi mirada;
No puedo hacer nada, solo me quedan las lágrimas.
Lágrimas que me surcan y caen al suelo.
Silencio abismal que recrea la muerte.
La herida cada vez crea más dolor.
El poder es cada vez más grande.
Como una mariposa que se posa sobre una flor
amándola aparece ante mí la justicia.
Un valor olvidado;
El poder la ocultó bajo sus lecturas de la realidad;
El Pueblo se revela a si mismo:
Somos la potencia máxima.
¡Yo, pueblo, lloro esperanzado!.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *